sábado, junio 28, 2008

Zeitgeist

martes, junio 17, 2008

Ashes and Snow

(Gregory Colbert)

[… ] He contemplado todos los edenes que se han desplomado en mí.

He visto edenes que tuve en mis manos
pero los deje escapar.

He visto promesas que no cumplí
dolores que no alivié
heridas que no curé
lágrimas que no vertí.

He visto muertes que no lloré
plegarias que no escuché
puertas que no abrí
puertas que cerré
amantes a las que dejé atrás
y sueños que no viví.

He visto todo cuanto se me ofrecía
y que no podía aceptar.

He visto las cartas que deseaba
pero que nunca recibí.

He visto cuanto podría haber sido
pero que jamás seré.



[…] Recuerda tus sueños

Recuerda tus sueños

Recuerda tus sueños

Recuerda

No puedo decirte
si te estás acercando
o si te alejas más.

Anhelo la serenidad que experimenté al contemplar tu rostro.

Tal vez si ahora me pudieran devolver tu rostro
me sería más fácil
recuperar el rostro
que yo mismo parezco haber perdido.

Pluma a fuego
fuego a sangre
sangre a hueso
hueso a tuétano
tuétano a ceniza
ceniza a nieve

Pluma a fuego
fuego a sangre
sangre a hueso
hueso a tuétano
tuétano a ceniza
ceniza a nieve.


[…] Así pues, quema las cartas
y deposita sus cenizas en la nieve
en los bordes de los ríos.

Cuando llegue la primavera y la nieve se funda
y el río crezca
regresa a la orilla del río
y relee mis cartas con los ojos cerrados.

Deja que las palabras y las imágenes bañen tu cuerpo como olas.

Relee las cartas con la mano ahuecada en la oreja
escucha las canciones del edén
página
tras página
tras página
vuela por la trayectoria del ave

vuela

vuela

Vuela.



viernes, junio 13, 2008

Vale

Vale la alegría y la pena
Vale la meta inconstante
Valen los colores y sus movimientos
Vale el sueño por su esperanza
Vale la música cuando atraviesa
Valen las endorfinas de la sonrisa
Valen los contrastes de la lágrima
Vale el vuelo que no vuelve
Vale la patria del presente
Vale el valor mientras viva
Vale el recuerdo no perecedero
Vale la ciencia con su incertidumbre
Vale la imaginación con su precisión
Vale la inmortalidad cuando es deseada
Vale la muerte cuando es lejana
Vale el carrusel y su belleza
Vale la niñez y su inocencia
Vale la sangre depuradora
Vale la soledad que todo lo encuentra
Vale la fertilidad de la pasión
Vale el calor del deseo
Vale el deseo de indagar
Vale la fuerza de la creencia
Vale la debilidad de la flor
Vale la aventura con su inconsciencia
Vale la elegancia del pensamiento
Vale la simpleza del amor

Vale el hombre, pues puede valorar